ANÁLISIS TRANSACCIONAL: CARICIAS





"Muchas personas se pierden las pequeñas alegrías mientras aguardan la gran felicidad".

PEARL S. BUCK








"Toda persona tiene necesidad de ser tocada y reconocida por los demás" (James).

Estas son, a la vez, necesidades biológicas y psicológicas a las que Berne llamaba "hambres".

Del mismo modo que el hambre o necesidad de alimento es saciada con comida, para subsanar la necesidad de estimulación es necesario, e incluso imprescindible, que la persona sea tocada y reconocida por los demás. A la unidad de contacto o reconocimiento la llamaremos, con Berne, "caricia" que se define como "cualquier acto que implique el reconocimiento de la presencia de otro" o dicho de otro modo, es cualquier estímulo social dirigido de un ser vivo a otro y que reconoce la existencia de este.

Es un hecho demostrado (Spitz 1956) que la privación sensorial en el niño puede dar como resultado no sólo cambios psíquicos, sino también deterioro orgánico, lo que da imagen de la importancia que puede llegar a tener el entorno. Además, las formas más esenciales y efectivas de estímulo sensorial las proveen el contacto social y la intimidad física.

Cuando el feto se haya dentro del seno materno está en contacto íntimo y total con toda su superficie corporal. Al nacer se rompe de un modo brusco y para siempre esta profunda intimidad. A partir de ahí es el propio individuo el que habrá de luchar para buscar, de la mejor manera posible, aunque sea de forma parcial y simbólica, el restablecimiento de ese ideal. Ser abrazados, acariciados, abrigados, alimentados... alentados, elogiados. Incluso si esto no es posible, ser al menos agredidos o compadecidos ya que cualquiera de estas acciones es una forma de reconocimiento hacia nosotros como seres interdependientes de un entorno social.

Cuando existen carencias ambientales de importancia tales como la deprivación maternal, el abandono, la falta de contacto físico, etc. sea por las razones que fuera y en función de la gravedad, las reacciones van a ser de ansiedad aguda, de necesidad de amor, de sentimientos de tristeza, de miedo... estas emociones son demasiado grandes e intensas para las inmaduras posibilidades de control del niño y por ello van a constituir el consiguiente trastorno en su organización psíquica. Cuando esta deprivación es significativa afecta muy gravemente al desarrollo provocando el llamado trastorno reactivo de la vinculación que generalmente resulta fatal.

Un fenómeno similar se observa en los adultos sometidos a la privación sensorial. Experimentalmente pueden desarrollar una psicosis transitoria. Todo ello debido a que incluso a nivel biológico tiene repercusiones importantes ya que si el sistema reticular activador del cerebro no es suficientemente estimulado, pueden ocurrir cambios degenerativos en las células nerviosas. De aquí puede producirse una cadena biológica que lleve desde la privación emocional a la apatía, a los cambios degenerativos y, en última instancia, hasta a la muerte.

Es por ello que tanto biológica como psicológica y socialmente el hambre de estímulos es paralela al hambre de alimentos. Términos como nutrirse, estar saciado, empacharse, sobrealimentación, malnutrición,... valen para ambas esferas y la elección que haga el individuo va a depender del menú existente y de sus propios gustos e idiosincrasia.

A medida que el niño crece, el hambre primaria de contacto físico real se modifica y convierte en hambre de reconocimiento. Una sonrisa, una señal de asentimiento, una palabra, un gesto,... reemplazan a caricias físicas y sirven para que la persona se sienta alimentada. De esta manera la original necesidad de estímulos se va a transformar en necesidad de reconocimiento; o dicho de otro modo y en términos de análisis transaccional, en necesidad de caricias.

Este proceso de transformación va a ser el siguiente:

1º- Si el niño se encuentra en un ambiente adecuado, con abundantes caricias positivas incondicionales, donde los padres y el resto del grupo familiar tienen lo que necesitan tanto material cómo psicológicamente, aprenderá a estar bien y percibirá que sus padres también lo están.

2º- Pero si esto no ocurre, si el niño no percibe las caricias que necesita, las buscará; anticipará conductas que sean en su ambiente susceptibles de premio: será obediente, respetuoso, ordenado,... o de cualquier otra manera que "guste" o que sea conforme a los padres. Con tales comportamientos conseguirá caricias positivas, sin embargo estas serán a condición de hacer lo que los otros esperan y, por tanto, aprenderá a estar bien cuando realiza lo que quieren o esperan los demás.

3º- Si esta conducta adaptativa tampoco lleva a la consecución de caricias necesarias, el niño anticipará conductas susceptibles de castigo: será díscolo, opositor, sucio, manirroto,... y con ellas conseguirá caricias condicionales negativas que, al menos, son caricias y sirven para nutrir su hambre básica.

4º- Puede todavía ocurrir que también estos comportamientos le lleven al fracaso en su deseo de satisfacer su primaria necesidad de caricias; es posible que entonces enferme somatizando así su desasosiego interior, o puede que se lesione, o que tenga frecuentes accidentes,... tal vez de este modo consiga, al menos, caricias de lástima o de rechazo. Aprenderá así a estar mal porque es de esa manera como consigue ser visto o tenido en cuenta.

Ocurrirá además, que estos comportamientos se van a ir repitiendo porque no se ha llegado a ellos por casualidad, su desarrollo e implantación ha seguido unas leyes naturales, la repetición creará hábito y el resultado va a ser el anquilosamiento de una forma de ser, de estar y de conducirse por la vida. De esta manera, en virtud del tipo de caricias que una persona ha sido capaz de conseguir durante su infancia se va a fijar el procedimiento para conseguirlas durante toda su vida. Desde luego cambiaran las situaciones, las personas,... pero la necesidad básica subyacente y el mecanismo para satisfacerla será el mismo.



CLASIFICACIÓN DE LAS CARICIAS

Entendemos por "caricia" en A.T. a todo "estímulo intencional dirigido de persona a persona, que puede ser gestual, escrito, verbal, físico y simbólico y que tiene posibilidad de ser respondido por parte de quien lo recibe".

Las caricias pueden ser:

1- POR EL MEDIO DE TRANSMISIÓN:

a) FÍSICAS: o de contacto: táctiles (un beso, un apretón de manos, una palmada). Son las más potentes

b) VERBALES: mediante el lenguaje oral: ¡hola!

c) ESCRITAS: una postal de recuerdo,...

d) GESTUALES: mediante lenguaje no verbal: miradas, gestos, una sonrisa, una inclinación de cabeza,...



2- POR LA EMOCIÓN O SENSACIÓN QUE INVITAN A VIVIR:

a) POSITIVAS: producen emociones o sensaciones agradables e

invitan a comportarse de manera positiva

b) NEGATIVAS: provocan emociones o sensaciones desagradables. Se subdividen en:

- Agresivas: causan dolor, daño moral o físico

- De lástima: favorecen la desvalía personal y

disminuyen la autoestima.



3- POR LOS REQUERIMIENTOS O CONDICIONES PARA DARLAS O RECIBIRLAS:

a) INCONDICIONALES: se dan o reciben por el mero hecho de existir o ser.

b) CONDICIONALES: se dan o reciben por conductas objetivas. A condición de...

c) DE APROXIMACIÓN: se dan por el esfuerzo de aproximación

a una meta. Con ella se busca rescatar

la valía de la conducta del que está

aprendiendo. Son reconocimientos que

atañen al proceso y/o a los avances que

hace en orden al objetivo final.

d) ATRIBUTIVAS: se dan por las cualidades o características

de la persona. Al darlas contribuimos al

desarrollo de esos atributos. Si son

positivas son potenciad las negativas son

despotenciadoras.

e) DE ORIENTACIÓN: son expresiones directas con las que

sugerimos e indicamos correcciones a quien

se ha equivocado o a quien no hace uso de

sus potencialidades. Su objetivo es

producir cambios, orientar.


4- POR LA SINCERIDAD QUE COMPORTAN:

a) AUTENTICAS: las que nacen de sentimientos reales del que

las da y reflejan su vivencia verdadera

b) FALSAS: son las adulatorias, las agresivas encubiertas que

ocultan hostilidad

c) MECÁNICAS: son reconocimientos rutinarios, ritualizados,

que se otorgan para salir del paso


5- POR SU INFLUENCIA EN EL BIENESTAR:

a) ADECUADAS (o sanas): aumentan el bienestar a largo plazo.

(En algún caso pueden parecer duras o difíciles,

ejemplo: "no te amo")

b) INADECUADAS (o malsanas): provocan malestar a corto o

largo plazo. Algunas pueden parecer agradables

pero a largo plazo perjudican



DESCUENTO

Un descuento es la falta de atención o atención negativa que ocasiona daño emocional o físico. Acompaña a la caricia como efecto revisionista desgravándola de todo o parte de su significado y transformándola en un mensaje de menor cuantía. Cuando una persona es dejada de lado, embromada, disminuida, humillada, degradada físicamente, es motivo de risa o es ridiculizada, en alguna forma está siendo tratada como si fuese insignificante; está siendo rebajada. El descuento siempre conlleva a una degradación ulterior.

Ejemplo:

- Caricia: "está muy buena la comida que has hecho"

- Descuento: "a ti es que te gusta todo"

Un descuento puede aplicarse:

1- Al contenido de la caricia despojándola de su significación. Por ejemplo:

× Caricia: "estás muy guapa"

× Descuento: "tal vez deba arreglarme el pelo"

2- A la persona que emitió la caricia restándole importancia.

Ejemplo: Caricia: "eres una gran cocinera"

Descuento: "me gustaría que lo dijese mamá"

3- Al receptor de la caricia por subestimación propia.

Ejemplo: Caricia: "me alegra que te hayan dado el premio"

Descuento: "Realmente he hecho poco por merecerlo"

Muchas formas de descuento giran en torno a la solución de problemas; en estos casos tendrán lugar cuando:

1) El problema en sí no es tomado en serio (por ejemplo si una madre mira la televisión mientras el niño llora).

2) La importancia del problema es denegada (al niño llorando le dice que tampoco es para tanto).

3) La posibilidad de solución es negada (no se puede hacer nada para que se calle este niño).

4) La persona niega su propia capacidad para resolver el

problema (no puedo hacerlo callar, además, no es culpa mía).





INTERCAMBIO O ECONOMÍA DE CARICIAS

Según Steiner (1971), existen una serie de normas parentales irracionales y prejuiciosas que impiden un libre y sano intercambio de estímulos sociales constructivos produciendo escasez de caricias y obligando a las personas a buscarlas de manera forzada, artificiosa y complicada. A pesar de ello, esas normas son aceptadas por numerosas culturas, grupos y organizaciones, provocando daños que abarcan desde la simple insatisfacción, hasta infelicidad matrimonial y familiar, depresiones, adiciones, alcoholismo, obesidad, trastornos psicosomáticos,...

Esta serie de normas las hemos agrupado como las leyes de escasez de caricias. Junto a cada una de ellas vamos a exponer algunas de las ideas prejuiciosas del PC- que con el tiempo han ido dando lugar a la aceptación generalizada de tal ley.





LEYES DE ESCASEZ DE CARICIAS

1. No des las caricias positivas que corresponde

. La gente que recibe elogios se hecha a perder

. Que cumpla con su obligación que para eso le pagan

. Si ella ya sabe que la quiero, para que se lo voy a decir

. Todos los padres quieren a los hijos, no hace falta estar siempre repitiéndolo. Eso puede hacer dudar.

. Dar caricias a personas del mismo sexo es de homosexuales

. Cuanto más elogies mas te pedirán

. No se van a forzar más si los felicitamos

. Hay otras cosas más importantes que estar diciendo tonterías

. Pueden pensar mal de nosotros

2. No aceptes las caricias positivas que merezcas

. Es de vanidosos o es falsa modestia

. Van a pensar que estoy creído

. Algo querrá cuando viene con estas

. Van a pensar que soy un "blandengue"

. Dependería cada vez más de los demás

. Si alguien te alaba piensa mal

. Debe de ser falso

. No me las merezco

. A buena hora; tendría que haberse acordado antes

3. No pidas las caricias positivas que necesites

. Sólo valen si son espontáneas; tienen que salir de él/ella

. Si realmente me quisiera sabría lo que necesito

. Va a pensar que busco sexo

. Yo no me rebajo a pedirle. Hasta ahí podríamos llegar

. Se reiría de mí

. Lo podría usar como un arma contra mí

. Tengo que ser fuerte y no depender de nadie

. Es inútil; ni siquiera me escucharía

4. No te des las caricias positivas a ti mismo

. Eso es ser narcisista

. Es falsa modestia o vanidad

. Luego te dormirías en los laureles

. Pensaran que estoy creído

. Es masturbación mental

. Pensaran que me creo superior

5. No rechaces las caricias negativas destructoras

. Si te critican es por tu bien

. Algo habrás hecho para merecerlo

. La letra con sangre entra

. Quien bien te quiere te hará sufrir

. Sólo es por tu bien

. Te pegó por lo mucho que te quiere

. Te preparan mejor para la vida



En sustitución de estas leyes de escasez de caricias el comportamiento debe regirse por las siguientes leyes de abundancia de caricias:

1. Da abundantes caricias positivas cuando corresponda

2. Acepta las caricias positivas que mereces

3. Pide las caricias positivas que necesitas

4. Date caricias positivas a ti mismo

5. No aceptes caricias negativas destructoras





LA BATERÍA DE CARICIAS

la persona necesita para sobrevivir completar una cierta dosis de caricias. Es como si en el interior de su Niño hubiese una batería con un polo positivo y otro negativo que necesita mantener una carga para poder funcionar adecuadamente. La carga total necesaria se atendría a la siguiente fórmula: Ct = C+ + C- Es decir, las necesidades personales de caricias se satisfacen tanto con las caricias positivas cómo con las negativas; aunque desde luego respetando las leyes que veremos a continuación.

La cantidad de caricias necesaria para cada persona variará según su desarrollo y sus características psicológicas; pero de cualquier manera, si no cubre sus necesidades mínimas la persona se ve obligada a ser cada vez menos selectiva: si no hay C+ buscará C- que pueden ser más fáciles de obtener.

Las leyes de funcionamiento de la batería son las siguientes:

1- En los primeros 30 meses de vida las caricias positivas de contacto son las que tienen mayor fuerza.

2- Las caricias incondicionales son las que tienen mayor fuerza y vigor en relación a la salud emocional de las personas. Su utilización es válida y oportuna en cualquier marco social.

3- La sobredosis de caricias positivas incondicionales vuelve a la persona pasiva e irresponsable.

4- Las caricias condicionales (tanto positivas como negativas) son necesarias como instrumento para favorecer el aprendizaje, el asentamiento de valores y, en general, todo el proceso de socialización.

5- El efecto de la caricia es independiente de la intención, de tal modo que una misma caricia puede ser percibida como positiva por una persona y como falsa o negativa por otra, en las mismas circunstancias.

6- Las caricias positivas influyen considerablemente en la incentivación general del comportamiento.

7- Las caricias orientadoras y descalificadoras pueden servir como orientación y guía del comportamiento.

8- En la administración de caricias hay que evitar la reiteración y la monotonía, ya que la caricia mecánica se devalúa (descuenta o descalifica) sola.

9- En el sistema positivo de conducta se anteponen:

- Las caricias incondicionales a las condicionales

- Las positivas a las negativas

- Las auténticas y espontáneas a las rutinarias o mecánicas



LEYES GENERALES DE LAS CARICIAS:

1- Son indispensables para la supervivencia física y psíquica de la persona.

2- Las caricias son fuente de energía positiva o negativa según la valencia que tengan.

3- En todos los casos preferimos las caricias negativas a no obtener nada.

4- Las caricias afectan siempre al concepto que la persona tiene de sí misma, de sus atributos y a su desarrollo posterior. Las bromas típicas y frecuentes que destacan lo negativo, aunque sea de forma inocua y desenfadada, tienen un efecto negativo sobre la persona y, por tanto, no son tal broma.

5- Las caricias incondicionales son las más fuertes.

6- El efecto de la caricia depende de la calidad con que está dada. Esta calidad depende de 5 atributos:

A- Sinceridad

B- Personalización: por ejemplo, ha de ser dada en primera persona evitando generalizaciones, etc.

C- Adecuación: quitando la "hojarasca", lo aparatoso.

D- Dosificación

E- Argumentación: razón por la que se da

Cuando estos atributos no son correctos, tanto por exceso como por defecto, la caricia pierde su valor, no es creíble o no tiene sentido.





7- Para obtener la molécula de caricias es necesario 1 C+ o bien 10 C-. Esto es: 1 C+ = 10 C-

8- Cada persona tiene sus umbrales de recepción de caricias; de tal modo que unas personas necesitan más y otras menos.

9- Cada individuo tiene un canal preferente en la recepción de caricias: visual, gustativo, táctil, etc.

10- Las caricias pueden ser acumuladas. Cada persona puede reponer su banco de caricias acumulándolas durante días, semanas,... para luego poder recurrir a él en un momento que le sea necesario. Es, por tanto, positivo hacerse de un banco de caricias especialmente para los momentos en que la persona está en "baja forma".

11- Cada individuo dispone de un filtro de caricias y en función de él recibirá, rechazará o aceptará unas y no otras.

12- La caricia es un recurso natural, gratuito, inagotable y que está al alcance de toda persona.

13- Solamente dan caricias positivas las personas que se consideran valiosas a si mismas.

Suscríbete a nuestra Lista de Correos